Ideas

Tarjeta de felicitación preciosa… y reciclando

En la entrada de hoy quiero enseñaros a hacer una tarjeta de felicitación que os pueden valer tanto para San Valentín como para otras ocasiones, y que de alguna manera están relacionadas con nuestras aficiones. Por eso tenemos una sección de ideas… y es que todas tenemos revistas y catálogos de moda y maquillaje que tenemos que tirar y nos da una pena tremenda, pero ¡aquí podemos reciclarlas! De este modo podemos llevar un poco de nuestro gusto por el maquillaje a nuestros paquetes… ¿Por qué no utilizar sus colores y su papel de buena calidad para hacer unas tarjetitas para nuestros seres queridos?

Los dos modelos más básicos de tarjeta

Pues ya veis, creo que no quedan nada mal y sin embargo son hechas en casa rápidamente, muy fáciles y recicladas, como todas las manualidades que os he enseñado hasta ahora… y es muy fácil hacer nuevos diseños chulos, como os voy a enseñar en esta entrada. Además podéis usarla para decorar vuestros regalos, para que sean personales y nadie los haga iguales… Son un detalle diferente que diferenciará vuestros paquetes de cualquier otro. ¿Os apuntáis? Pues allá vamos 🙂

Primero que nada, ¿qué necesitáis?

El material básico que necesitas para hacer estas tarjetasPues como veis el material básico que necesitáis es simplísimo:

  • catálogos o revistas (yo usé el del año pasado de la marca de maquillaje Catrice, porque ya estaba «caducado»),
  • cartulina o papel decorado, como prefiráis (la imaginación al poder),
  • unas tijeras,
  • pegamento (el de barra se hace muy fácil de usar)
  • Optativo: una troqueladora sencilla. La troqueladora no tiene que ser nada raro; la de hacer agujeros al papel para ponerlo en cartapacio sirve perfectamente, os permitirá hacer unos circulitos pequeños muy monos 😉 . Si no la tenéis, podéis hasta usar un pintalabios como molde y recortar círculos, o usar vuestra imaginación para usar cualquier otra cosa como molde ;). La troqueladora sólo permite tener formas más elaboradas y parejas :), y existen con multitud de diseños diferentes.

Es posible que ya tengáis la troqueladora; y si estáis pendientes, incluso podéis encontrarla con facilidad y a un precio razonable en cualquier tienda de manualidades, papelería ¡y hasta en las grandes superficies! Por ejemplo, las que veis aquí las compré en su momento en LIDL por 13 euros, y venían 9 diferentes (aunque yo sólo haya usado tres en este caso); así que estaban a un precio estupendo. Lo que sí os recomiendo cuando las compréis es mirarlas por debajo:

Troquel o perforadora de mariposa con tapa transparente¿Veis que la tapita es transparente? Pues esto os facilitará mucho las cosas al aprovechar revistas, porque podréis ver exactamente lo que estáis recortando y así aprovechar las formas y dibujos que os encontréis. Y por otro lado, no se os caerán las figuras troqueladas cuando las cortéis. Por ejemplo, podéis recortar dos letras para que queden cada una en un ala de la mariposa y usarlas como iniciales en una firma… pero bueno, eso es otra historia ;).

Otro material que es optativo usar para este tipo de manualidad, pero que es también muy práctico, es éste:

Material optativo, pero que te haría las cosas más fácilesUna regla metálica, un cúter (no tiene que ser de papelería como este, uno de ferretería también pueden valer) y una base de corte no son ni mucho menos indispensables, pero también ayudan a refinar el acabado y a ganar un montón de tiempo…

El caso, que vamos a hacer las tarjetas 🙂

En primer lugar, cogí unas cartulinas A4 y las partí en cuatro. (Con doblarlo a la mitad y cortar con las tijeras por el doblez tenéis; y luego cada mitad la volvéis a doblar en dos, y cortáis de nuevo; pero ya veis arriba que yo usé la tabla, el cúter y la regla, con lo que lo hice en un momento sin miedo de meter la pata en el doblez). El tamaño por supuesto depende del gusto de cada uno, pero yo quería unas tarjetitas pequeñas; luego veréis por qué. Cada cuarto de cartulina lo doblé en dos para tener la base de la tarjeta.

Luego me senté tranquilamente con el catálogo y las troqueladoras o troqueles. Y allá donde veía un swatch, dibujo o color que me gustaba, ¡zas! Me lo quedaba con la troqueladora. Así, aquí tenéis algunos ejemplos:

Un ejemplo de la selección de colores que fui troquelandoLos colores de estas lacas de uñas y del dibujo que hay de fondo, e incluso el negro de los tapones, me permiten conseguir corazones de todo tipo… Pero hay más. En todos los catálogos de maquillaje hay tablas con los diversos coloridos que tienen, y éstos pueden ser aprovechados. Por ejemplo en estos pequeños cuadraditos de sombra de ojos, utilicé un troquel de flor. No quería hacer las hojas del mismo color que los pétalos, así que usé los bordes:

Las muestras de maquillaje se convierten en los colores de los pétalos de las flores troqueladas, y el negro del fondo se convierte en el color de sus hojasSi os paráis a pensarlo, esto da muchísimo juego, porque por ejemplo con un muestrario de tonos nude puedes conseguir una romántica paleta de tonos rosas, o con los colores variados para resultados mucho más dinámicos.

Un ejemplo de cómo puedes aprovechar con la troqueladora el colorido de un catálogo de maquillajeEn las dos tarjetas de al principio de la entrada, por ejemplo, usé estas dos gamas: una con texturas de pintalabios en tonos rosáceos, y otra con una variedad de colores y texturas mucho mayor.Las dos me gustan mucho, pero lo que me parece realmente interesante es ver que la técnica te permite conseguir diferentes tonalidades.

En mi caso me dediqué a «cazar» todos los colores que me gustaban con los troqueles, y luego los clasifiqué en función de gamas de color:

Puedes ir cogiendo zonas de color que te gustan e ir agrupando las figuras troqueladas por gamas de color, por ejemplo.Los colores rosa son de pintalabios y coloretes sobre todo; y los de más colores son de sombras, muestras de rímel, purpurinas, el cabello de las modelos o incluso los diseños que adornan el catálogo.

Y finalmente, toca jugar. Como en este caso tenía colores de texturas muy variadas, podía conseguir tarjetas con diversos resultados, y la repetición de un mismo motivo no se hace monótona ni tan sosa como podría resultar usar muchos corazones iguales, por ejemplo. Pero antes de pegar los corazones en la tarjeta, os recomiendo colocar los que queréis aparte para probar la separación con la que los queréis colocar, así prevéis pegar las cosas de forma que no queden bien y que no tenga remedio…

Jugar con las figuras troqueladas para decidir su disposición antes de pegarlas es una buena ideaSi las pegáis en la portada ya tenéis una tarjeta bonita 😉 pero además podéis coger un rotulador y una regla o cartulina como guía y hacer un marco, que como ya habéis visto no queda mal ;). O dejarlas tal cual, como en el segundo diseño de arriba…

Un detalle que me gusta mucho de estas tarjetas, pero no sé si notaréis en las fotos, es que el catálogo de Catrice que usé está hecho de papel satinado e impreso con bastante buena calidad. Como usé cartulina normal, de color suave y opaca, el contraste entre el fondo mate y los corazones brillantes y de colores fuertes da un resultado estupendo.

Pero es más. Si os ponéis y os apetece, con un poco de imaginación se puede hasta contar historias. En este caso, por ejemplo, dibujo la escena de una mariposa yendo de flor en flor… y hasta le doy un toque en tres dimensiones a la tarjeta, utilizando una troqueladora de mariposa, haciendo dos troquelados distintos, pegándolos solo por el cuerpo central de la mariposa y doblando las alas:

Un ejemplo de diseño diferente y con un efecto en tres dimensiones

Se pueden conseguir cosas chulísimas, echándole sólo un poquito de imaginación, aunque si no os apetece se consiguen buenos resultados sin volverse uno muy loco 😉 Podéis combinar papel liso con papel decorado, diferentes texturas de los materiales, diferentes formas…

También podríais decorar el interior de la tarjeta si queréis… pero no os lo voy a enseñar, ya sabéis que lo que escribo dentro de las tarjetas está entre el que recibe el regalo y yo ;). Sin embargo, aquí tenéis una idea para usarlas:

Ejemplo de uso de una de estas tarjetas para decorar un regalo: una orquídea¿Os gusta? 🙂

Si buscáis más ideas para tarjetas, os recuerdo que como me gusta personalizar los envoltorios de los regalos que hago ya he hecho un par más muy sencillas que podéis hacer con muy poquitos elementos y os las he contado en el blog. Os dejo un par de fotillos para abriros boca 😉

Tarjetas-pañal

Tarjetas-pañal

Tarjeta de San Valentín terminada

Si os apetece hacerlas, os cuento cómo con pelos y señales… para regalar a los papás recientes o a bebés recién nacidos tenéis el enlace aquí, y para San Valentín que os dejo el enlace aquí… ¡Un abrazo a todos!

 Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 3.0 Unported

También te puede gustar...

10 Comentarios

  • Contestar
    Papish
    30 septiembre, 2014 a las 7:07 pm

    ¿Qué pienso? Pues que me ha gustado todo… ¡¡Me lo apunto pero todo, todo!! 😀

  • Contestar
    Miss Potingues
    1 octubre, 2014 a las 8:20 am

    Me ha parecido muy original, gracias por la idea!

  • Contestar
    Rosa Sánchez Martínez
    1 octubre, 2014 a las 8:45 am

    Me han encantado tus ideas y tus diseños!!! Gracias por compartir. Un abrazo!!!

    • Contestar
      María Monedero
      1 octubre, 2014 a las 8:49 am

      Gracias a ti también, Rosa 🙂 Or comentar y por estar ahí 🙂

  • Contestar
    Diana
    3 octubre, 2014 a las 5:55 pm

    Algún día compraré de esos cositos de hacer las formas… yo también reciclaba las revistas a mi manera hace tiempo, con las páginas de anuncios hacía siempre sobres para cartas : )

    • Contestar
      María Monedero
      3 octubre, 2014 a las 5:58 pm

      ¡¡Síiii!! Se pueden hacer sobres super chulos así jejeje Esta mañana vi unos troqueles de estos a un euro en Tiger, si estás pendiente seguro que encuentras cerca alguno que no sea un robo de precio 😉

  • Contestar
    Jessica
    6 octubre, 2014 a las 4:55 pm

    ¡Acabo de morir de amor! ¡Qué preciosidad! La verdad es que sí que parece «sencillo»pero no se me habría ocurrido nunca. Son todas preciosas, muy originales y con mucho gusto. Me apunto la idea 😉

    Un besot!

    • Contestar
      María Monedero
      6 octubre, 2014 a las 6:15 pm

      Jejeje me encanta oírte decir eso Jessica ^^ Me alegro un montón de que te hayan gustado ^^

    ¡Deja tu comentario! Estoy deseando saber qué piensas.