Ideas

Halloween Fleur o… ¿de verdad el marketing nos vende lo que creemos?

halloweenparfum¿Veis la foto? Prestadle atención. No voy a recomendaros este perfume, porque ni siquiera lo he probado. De hecho, ni siquiera os voy a hablar de él.

Hace unos días, estábamos tomando algo en un lugar precioso y viendo el hermoso atardecer… cuando salió el tema. Hablábamos de estas niñas que  se visten de manera mucho más provocativa de la que la “gente grande” pensamos que les corresponde… Alguien dijo que era porque, como nos ha pasado a todos, los niños quieren ser mayores. Pero yo creo que se debe a presiones del medio y a lo que se les vende socialmente, y no sólo a sus prisas por hacerse mayores.

Como argumento, busqué esta foto con el móvil y se lo enseñé. Como notaréis, ¡¡ la niña no parece que tenga más de doce años!! “Hay que estar muy mal para ver sexo ahí”, me dijo uno de los presentes. “Sin embargo, yo ahí veo mucho contenido sexual, y te voy a explicar por qué”. Me dediqué a analizar la foto de una manera similar a ésta:

  • La chica enseña más carne de lo que es habitual
  • Está colocada sobre lo que parecen sábanas de lujo. De algodón o lino probablemente y no de satén o algo más obvio, pero está claro que son sábanas. Luego está en una cama.
  • La ropa que le han elegido no tiene patrón evidente… parece que sólo llevara sábanas y nada más encima.
  • Esa cama tiene encima pétalos de flores, como es usual para preparar camas para la noche de bodas en muchos hoteles.
  • No sé a ustedes, pero la pose me parece muy sensual…

¿Lo veis vosotros también como yo?

Este anuncio es de un perfume dirigido a mujeres adultas. Al menos eso dice su precio (en Internet lo he encontrado a precios que oscilan entre 35 y 55 euros los 100 ml). Obviamente no van a poner a la chica que buscaba a Jacq’s, ese estilo es más atractivo para un mercado masculino (no sé si no es hasta demasiado agresivo para los hombres de ahora, aquello era en los ochenta…). No se puede argumentar, según creo, que esté dirigido a niñas de la edad de la modelo, porque los ideales que presenta no son los propios de las niñas de esa edad.

Además veo un exceso claro de Photoshop. Las luces, los colores, la piel; todo está retocado, y se ve claramente a poco que esté uno acostumbrado a mirar estas cosas. Soy la primera que defiende el uso del Photoshop, siempre y cuando no se venda como algo real… pero ¿es éste el caso? Porque no es por nada, la que pretenda usar esta foto como referencia para su autoestima lo va a pasar mal… (Menos mal que hay campañas en sentido contrario, pero aún así…)

Entiendo que el marketing hoy en día busca emocionarnos, porque entre tantos mensajes enfrentados es difícil hacer que nos fijemos en un producto concreto con otros mecanismos. Es verdad que vender un perfume a través de la radio o de la televisión es complicado, porque nunca nos podrán enseñar el aroma, que es lo que realmente compramos… Así que en vez de eso, se recurre a ideales de belleza, de éxito o de estilo de vida para que identifiquemos conseguir esos productos con dichos ideales.

Pero sinceramente, creo que este anuncio es un buen ejemplo para mostrar que demasiadas veces, los anuncios de cosmética utilizan reclamos poco éticos, por decirlo con suavidad. ¿Desde cuándo un perfume proporciona sexo, riqueza o juventud como éste sugiere? Y si esto es un ejemplo del ideal que se persigue en nuestra sociedad, ¿de verdad estamos transmitiendo un mensaje adecuado a los más jóvenes?

Sé que a veces parece que hago un blog  anti-cosmética, pero por favor, no me entendáis mal. Creo debemos procurar ser conscientes de lo que nos rodea para defendernos de ello y ser conscientes de que un perfume, un maquillaje o un cosmético no definen un estilo de vida, y mucho menos el éxito. Lo cual no los convierte en algo a evitar. Ya sabéis mi opinión sobre el maquillaje en general

Os invito a  debatir si este tipo de prácticas es válida o no, y si es razonable que sean niñas o al menos personas con aspecto de niñas pequeñas las que aparezcan en los anuncios…

¿Y si lo hacéis en los comentarios?

Un beso a todos

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 3.0 Unported

También te puede gustar...

12 Comentarios

  • Contestar
    Beatriz la Emperatriz
    18 octubre, 2013 a las 11:41 am

    ¿Sabes lo que me ha impactado? Que he visto la imagen y nada me ha sorprendido, una imagen publicitaria más, hasta que he seguido leyendo. Estamos tan acostumbrados a este tipo de imagenes y proyecciones que llega un momento donde pasa desapercibido un mensaje que, si nos paramos a analizar un segundo (ni siquiera dos!), es muy chocante.
    Un abrazo!

    • Contestar
      María Monedero
      18 octubre, 2013 a las 12:31 pm

      Tienes mucha razón, Beatriz. Estamos tan bombardeados de anuncios y publicidad que ya no nos damos ni cuenta de los mensajes “subliminales” que nos lanzan continuamente. Pero nos influyen…

      Muchas gracias por comentar 🙂

      Se me acaba de ocurrir que a partir de esta entrada se podría hacer una actividad interesante sobre consumismo y publicidad para alumnos de secundaria en Educación para la Ciudadanía (o como se llame ahora la asignatura). Si les decimos uno de los mensajes a los chicos seguro que enseguida ellos proponen muchos más y cogen rápidamente la idea. Así podrían “defenderse” mejor de los “ataques” de este tipo de publicidad…

  • Contestar
    Hesperetusa
    18 octubre, 2013 a las 12:30 pm

    Sigo tu blog por el reader de WordPress y por allí te comento.
    Soy una enamorada de los perfumes desde hace mucho, para mí muchos perfumes son auténticas obras de arte…, pero, lo son los de hace algunos años como mucho. No huelo (y sé que soy injusta) los perfumes recientes. Me parecen un fraude y en general, nada tienen de interesante como tales perfumes. Y otra cosa: abomino de las campañas publicitarias, porque como bien has expuesto, no te venden un perfume, sino otra cosa. Si lo que hay en el frasco no vale nada (y en muchos acaso así es por más que lo vendan carísimo) eso no importa.
    Te cuento una anécdota de hace algunos años, una noche, casi madrugada de abril yo paseaba por la Promenade des Anglais de Niza y me topé en una marquesina con una publicidad de “Opium” de Yves Saint Laurent, la modelo era Sophie Dhal, que aunque joven era una mujer adulta, no como la niña de “Halloween Fleur” y me dije tras ver eso que jamás usaría ese perfume.
    Señores del perfume, véndanme un aroma exiquisito…, porque otras cosas que entran por la vista y no por el olfato y suscitan mis rechazo no las compraré ni las usaré jamás.
    Y algo más, Haloween y demás secuelas…, ni caso por mi parte, soy demasiado exigente para los perfumes y estos no llegan ni al simple aprobado.

    • Contestar
      María Monedero
      18 octubre, 2013 a las 12:39 pm

      Hola Hesperetusa 🙂 No nos conocemos mucho, es verdad, pero eres una de mis primeras seguidoras y te aseguro de que no me he olvidado de ti. Me hizo mucha ilusión que me siguieras 🙂

      Me alegra muchísimo ver que hay más gente consciente de este tipo de mensajes. Muchas felicidades por serlo, Hesperetusa, eres de las pocas personas que conozco que compran perfumes por su olor y no por sus otras implicaciones.

      • Contestar
        María Monedero
        9 noviembre, 2013 a las 12:59 pm

        Por cierto, busqué el anuncio que dices y nada más cierto… si eso no es vender sexo puro que baje Dios y lo vea…

  • Contestar
    Isaac
    19 octubre, 2013 a las 9:30 pm

    Estoy de acuerdo con tu opinión, María, y la comparto, pero hemos de tener en cuenta que eso es precisamente la publicidad: “el arte de crear la necesidad en una persona para que compre un determinado producto”.

    Si bien es cierto que no suelo entender ―por no decir que no entiendo nunca― los anuncios de perfumes y de gafas (tanto de vista como de sol); no obstante, me parece que se les ha ido un poco de las manos este anuncio porlas razones ya dadas en los comentarios anteriores y en la entrada de María..

    Al igual que Beatriz, tampoco suelo prestarle mucha atención a este tipo de anuncios, pues ya estamos tan acostumbrados que no les prestamos la suficiente atención y pasan desapercibidos, como bien dijo Beatriz.

    Por desgracia, lo que mueve el mundo hoy en día es la política, el dinero…y el sexo

    • Contestar
      María Monedero
      20 octubre, 2013 a las 1:59 am

      Pues ahora que lo dices no sabes cuánto agradezco que los perfumes “se vendan” con dinero y con sexo, si llegaran a venderse con política ya no sabría dónde meterme…

      • Contestar
        Isaac
        20 octubre, 2013 a las 10:47 am

        Jajaja, cúanta razón tienes…

      • Contestar
        Lux
        21 octubre, 2013 a las 2:48 pm

        Eau de Rajoy, le nouveau parfum de PP

  • Contestar
    ninabenito
    20 octubre, 2013 a las 7:30 am

    María tienes toda la razón del mundo. Lo peor no son esas campañas de marcas que utilizan a niñas para sus publicidades haciéndolas posar como adultas. Lo malo es que esas mismas campañas las ponen las revistas en las que luego fingen tratar la anorexia o el turismo sexual desde un punto de vista periodístico y serio. No me creo nada ni de unas ni de otras. Y lo malo es que estas campañas a muchos nos pasan desapercibidas, pero no a las niñas de 12-15 años que se ven reflejadas y quieren ser como ellas. La infancia es una etapa muy corta y muy importante. En occidente nos horrorizamos de los niños que trabajan en los países subdesarrollados porque no tienen infancia, pero a este lado del mundo si una niña de doce años se viste como una adulta, se maquilla y pasea por las pasarelas de modistos internacionales nadie piensa que es una niña explotada a la que le han robado la infancia, sino todo lo contrario. Es una joven promesa, una top en ciernes. Me ha encantado tu artículo y que hagas incidencia en algo que me asquea tanto. Un beso y pásate por mi blog que tienes un recadito… http://elblogdeninabenito.wordpress.com/algunas-cosas-que-no-sabes-de-mi/

    • Contestar
      María Monedero
      20 octubre, 2013 a las 11:17 am

      Como siempre me encanta verte por aquí, ninabenito, me encanta cómo escribes y la integridad con la que piensas.

      Supongo que lo que dices le pasa a una niña de cada mil y por eso muchas personas no lo han visto de cerca. El caso que he vivido yo no llegó precisamente a Milán porque en mi opinión ha empezado en la agencia equivocada. Pero os sorprendería cómo cambia una niña de ocho años con talento y físico de modelo cuando es el centro de todas las miradas y recibe tantos elogios con las posturas sexy de las modelos adultas… Puede gustarle muchísimo, pero el nivel de presión psicológica que tiene que soportar es muy elevado. Si llega el momento en el que se agote, la opción de decir que NO ni siquiera pasa por su cabeza; ni tiene realmente la opción de dejarlo si realmente es demasiado para ella…

      Yo he hecho de modelo a partir de los 32 y estoy segura de que la principal diferencia que hay entre las niñas de 12 o de 16 y yo es la madurez con la que nos tomamos lo de ser modelos. Bueno, eso y un par de cositas más jejeje

      Muchas gracias por comentar, voy ahora mismo a leer ese recado 🙂

    ¡Deja tu comentario! Estoy deseando saber qué piensas.